cartel_02Al principio, cuando no se sabe besar, o hacia el final, cuando llevas ya unos añitos con tu pareja o activamente sexual, uno puede perder el norte y olvidarse de los muchos tipos de besos que se pueden dar. Para que esto no pase… Hoy, manual del beso. Tipos de besos y arrumacos para volver a disfrutar.
1.- El beso de costado: Es el más clásico, el que todos conocemos y alguna vez habremos practicado. Uno inclina la cabeza hacia la derecha, el otro hacia la izquierda, y así se permite un mejor contacto para besarse.

2.- El beso a presión: Con la boca cerrada se presionan los labios con fuerza. Hay quien pone los labios como una trompeta. Es el clásico saludo de las parejas ya consolidadas. Pero ¡ojo!, en otros países se utiliza como mero saludo entre amigos sin connotación sexual… Y aquí en España algunos actores así lo utilizan… ¡Ay la farándula!

3. El beso palpitante: Este es de los tiernos. Se trata de recorrer la boca de tu pareja dándole pequeños besitos. Para momentos románticos, reconciliadores… o ideal como previa de un beso más apasionado.

4. El beso nominal: Tras besar a la pareja, se trata de tocar con los dedos sus labios. Resulta muy erótico y puede hacerse con más brío, para momentos de alta excitación, o con delicadeza… si continuamos con el rollito tranquilo y mimoso.

5. Beso con dedo: Porque no todo son los labios y la lengua. Este beso se realiza recorriendo con un dedo los labios de la pareja por dentro y por fuera. Puede ser la previa a un beso, o si la cosa ya está que arde, una caricia para subir la excitación.

6. El beso con lengua: Este se lo sabe cualquiera. Es el gran beso. El apasionado. La lengua es la reina de este beso y podrá con todo: con los otros labios, lengua, paladar y dientes… ¡No hay quién la pare!

7. Beso ‘Alien’: No apto para todos los públicos. El que besa se apodera de la boca del otro, hasta dejarlo casi sin respiración. Algunos lo consideran un beso muy apasionado, a otras, puede no gustarles. Ojo, si lo practicas, pondera bien la reacción de tu pareja.

8. Beso de esquimal: Nada de boquita. Aquí la herramienta principal es la punta de vuestra nariz. Las puntas se tocan, y si queréis, podéis ir acariciando otras partes de la cara. Aunque parezca muy vainilla, puede ser muy íntimo y erótico.

10. Un beso de película: No es el más cómodo, pero ¡para lucir hay que sufrir! Mientras se besa, se inclina al otro hacia atrás. Este estilo se impuso en las películas de Hollywood de los años 50′ y hoy su postura no es tan familiar como una peli de Bogart. Si bien no es utilizado con frecuencia (lo hemos dicho, de cómodo nada), es muy romántico.

 

Y si quieres aumentar la pasión y intensidad de tus besos apuesta por nuestros productos: el kit de Shunga y el gloss afrodisíaco. ¡Tus labios vibrarán! COS_3569_01BIG

Anuncios