Este es un tema complicado, que muchas veces levanta ampollas, demandas y acusaciones. Con la infancia no se juega. Pero lo decimos en ambos sentidos: debemos tener todo el respeto a los niños, debemos darles todos los cuidados posibles y hacerlos crecer sanos y felices, física y psíquicamente.

Y eso, seguramente, también pasa por educar en la sexualidad y por dejar que vivan su propia sexualidad.

No vamos a decir nada más. Que hablen ellos. Os dejamos un documental y dos películas, que hablan del tema.

De amor, se vive. Un documental de Silvano Agosti.


El último verano de la boyita. Una película de Julia Solomonoff.

Club Sándwich, el tráiler de una película de Fernando Eimbcke.

Anuncios