A veces, cuando se habla de BDSM (Bondage Sado Massoquism), para no espantar a nadie, se explica que son prácticas de poco calado, como palmaditas en el pompis y esposas de satén que te pone tu pareja con delicadeza. Y sí, eso también es BDSM. Pero hoy queremos ir un poco más allá y explicaros algunas prácticas que pueden resultar duras. No leas más si eres aprensivo o no te va la caña. Y si sí… Sigue leyendo.

Las parte del cuerpo… más doloridas.

Todo se puede atar, pegar, pisotear, asfixiar, maltratar, besar y acariciar… Pero hay partes del cuerpo que tienen más éxito entre los amantes del BDSM.

pechoPechos: tanto los del hombre, como los de la mujer, son zonas de culto. En Shibari, por ejemplo, un tipo de bondage japonés, los pechos es la primera zona por la que se empieza el arte del atar. Y a las personas que les va el tema de “electrizar” todo lo que se pueda, los pezones es una de las zonas favoritas por las que empezar… ¡y acabar!

Martirizar al pajarito: Latigazos, opresión, pisotón… Si algunos y algunas disfrutan viendo al
instrumento más tieso que un palo, otros se ponen a mil cuando ven que el canario sufre. Para saber de qué lado estás, solo tienes que probarlo… ¿Te recomendamos una fusta?

En la cara: Que un pompis se te siente encima es para muchos, manjar de dioses.
El facesitting, que así se llama en inglés y es conocido en entornos cool, es el acto de sentarse en la cara de otra persona y oprimirla con sus genitales. Suele ser la mujer la que aplasta la cara del hombre, cuando es al contrario, cambia a kinging. La excitación por parte del sumiso proviene del saber que su ama lo está utilizando para su propio placer o provecho sexual, sin que el sumiso pueda oponer resistencia. Se suele utilizar como método de control de la asfixia. También está considerada como una variante del cunnilingus y del analingus. Y no es algo que se haya inventado hace unos añitos: las mujeres de posiciones sociales altas utilizaban a su sirvientes para su propio placer con esta técnica. Eso sí, ponían una silla de entremedio.

Las herramientas más populares

Code dress: cuero y más cuero. Es el material por excelencia: para la ropa, los zapatos, para las fustas y los látigos. El BDSM más hardcore se deja estar de plumitas y hasta de látex, para pasarse al rollo duro.

Mención especial tienen los zapatos de mujer, bien altos, de tacón de vértigo y acabados en punta. ¿No hace falta contar por dónde se van a clavar, verdad? Solo diremos que los agujeros tienen una mención especial en este juego.

Fustas: se utilizan de todo tipo, con plumas (para acariciar después del azote); de puro cuero; con brillantes para diferenciar aún más la relación amo – sumiso; de madera…

50sombras_azotador_01BIGFloggers: traducido al castellano sería algo así como un azotador. Son estos objetos que sin llegar a ser un látigo, tienen varias colas de corto tamaño pensadas para azotar. Los hay de cuero, de gamuza, de goma…

Metal: zapatos de punta metálica, clavos en los zapatos, juguetes eróticos de metal… Todo vale. En esta sección, a destacar la rueda de micropuntos de Wartenberg, que se ha hecho más que popular.

Y algunas prácticas de BDSM hardcores…

Escatología: hacerse pis encima de otra persona (lluvia dorada) o en la sala que se comparte; pasarse diferentes líquidos de un cuerpo a otro; o atreverse con las heces… No diremos más. Para las primeras prácticas, si se van a realizar durante largo lapso de tiempo y durante un guateque BDSM, se recomienda ofrecer a los asistentes caldo de pollo o cerveza: todo fluirá aún más.

Trampling: se trata ni más ni menos que de pisotear. Consiste en caminar sobre una persona, sobre su pecho, extremidades, cara e incluso genitales. Se suele hacer con los pies descalzos, con medias, calcetines y para los más avanzados, con zapatos de tacón.TRAMPLING-PISANDO-A-UN-SUMISO-3

Medical: atado o postrado el sumiso/a a una camilla, la ama o amo usa guantes para no
“ensuciarse” con los fluídos del/a paciente y humillarlo/a más así. Otros roles y prejuicios de la profesión médica pueden usarse durante la sesión siguiendo el rol médico – paciente.

BONDAGE-Y-SUMISION-EN-EL-AGUAEn el agua: a solas con un/a sumiso/a, el amo la puede obligar a bañarse, permanecer dentro del agua, tirarse agua fría o caliente encima, lavarse… Y todo combinado con azotes, ataduras, besos, susurros, gritos o relaciones sexuales.

Spitting o lluvia plateada: consiste en escupir a los sumisos en la boca o en cualquier parte de su cuerpo, o simplemente hacerles tragar tu saliva, de la manera que se te antoje. Lo que más satisface de esta practica es el nivel de sumisión y dominación que representa.

Cuckolding: es el placer de la infidelidad y los cuernos . Un “cuckold” es un cornudo en inglés. El nombre viene del pájaro “cuco”, una ave que pone los huevos en nidos ajenos para que otros pájaros se los cuiden. Es como la práctica swinger, pero en su vertiente BDSM, pues se añade el componente de dominación y humillación.

Anuncios