El tantra es cualquiera de las variadas tradiciones esotéricas basadas en las religiones de la India que enseñan a utilizar el deseo, transformándolo, como sendero hacia la realización.

Este arte nació en una sociedad matriarcal en el Valle de Indo hace unos cinco mil años. Después, viajó hasta la región de Cachemira y otros muchos lugares de Asia, como India Central o Nepal, hasta alcanzar el Tibet, donde dio lugar al budismo tántrico.

tantricoEs una práctica ideal para quiénes se encuentran a la búsqueda y captura de lo espiritual, deseando vivir y entender el encuentro sexual más allá de lo carnal: como una herramienta para el crecimiento individual y/o de pareja.

Los puntos básicos para entender el tantra son:

Apertura mental. Uno no se inicia al tantra de cualquier manera ni entra al trapo a la de tres. Se requiere preparación mental, y os será más fácil a aquellos que ya estéis acostumbrados a prácticas como la meditación y la relajación. Hay que tener en cuenta que el tantra no tiene como meta final el orgasmo, sino el reconocimiento del otro a nivel espiritual, el viaje completo.

Tiempo en abundancia. Prepara el ambiente, crea un entorno relajado propicio para la desconexión y el sentir. Además, para dominar este arte puedes tardar meses e incluso años, todo dependerá de vuestra evolución.

El arte de respirar. El tantra es también un arte de la respiración, usada para relajar y conectar las energías de las dos personas.

La caricia como protagonista. La exploración es básica dentro del sexo tántrico, y la caricia, el canal con el cual realizarla. Da y recibe fomentando el erotismo y la pasión mediante el tacto. Usar aceites balsámicos o plumas facilita el trabajo e inicita a descubrir nuevas sensaciones.aceite-lelo-01BIG

Besos por doquier. En el tantra el beso adquiere toda su fuerza y se enseña a practicarlo en todas sus vertientes, modalidades y posturas. La pareja así aprende a disfrutar de la sensación en la boca, en su cuerpo, en sus zonas erógenas. Mediante los labios se transmite el deseo sexual.

No todo es penetración. No es cierto aquello que se rumorea de que el tantra no permite la penetración. Esta se practica pero no de manera habitual y tampoco de la forma en que la conocemos. El hombre sí penetra a la mujer, pero sin movimiento al uso, sino que el el pene sale y entra en medio de juegos, besos y tacto que puede durar incluso horas.

tantra2Contener la eyaculación. Este mito sí es cierto. La meta final del sexo tántrico es controlar y aprovechar al máximo la energía sexual, por ello se debe evitar la eyaculación el mayor tiempo posible. Durante las rondas de penetración ambos deben controlarse para no llegar al orgasmo y disfrutar del placer del momento.

El pico del placer. Es el “orgasmo tántrico”. Tras muchos minutos u horas de besos, caricias y penetraciones tántricas, la pareja llegará a un nivel en el que la energía emanará: el pico del placer que acompaña al orgasmo recorrerá todo el cuerpo, expandiéndose más allá del área genital. El tantra es un método que tiene como objetivo experimentar el éxtasis, entendiéndolo como la ausencia de la mente: sentir con todos los sentidos abiertos, sin pensamientos, ni angustias, prejuicios ni miedos.

Anuncios