Ella es Brigitte Vasallo, autora de Pornoburka, una novela situada en Barcelona que se articula alrededor de cuatro personajes atrapados en las etiquetas e incapaces de aceptar sus contradicciones, sus querencias Brigitte Vasallomúltiples: una aspirante a porno-terrorista encandilada por su macho alfa, un español de provincias transmutado en argentino para darse un glamur imposible, una estrella del pop gay aunque insoportablemente bisexual y un artista ególatra y xenófobo infantilmente enamorado de un frutero pakistaní. Así se resume el libro en la contraportada.

Además, desde hace muchos años, Brigitte realizar talleres de relaciones sexo-afectivas disidentes, lo que comunmente es más conocido como poliamor. Desde amantis, hablamos con ella:

amantis: ¿Qué trabas sociales te has encontrado al practicar el poliamor? Família, amigos, trabajo entorno…
Brigitte Vasallo: Cualquier disidencia siempre necesita de un trabajo pedagógico con el entorno y siempre comporta violencias. En mi caso, además, hablo de relaciones no-monógamas desde una perspectiva crítica, y cruzando las relaciones con ejes como el sistema sexo-género o el capitalismo, lo que me convierte en un elemento especialmente incómodo, también en entornos poliamorosos.

a: Dinos, ¿lo mejor y lo peor del poliamor?

BV: Del poliamor no se puede hablar en singular, ni categorizarlo en cosas buenas o malas.  No es un objeto estático ni es un modelo definido, al menos no desde donde yo lo entiendo. En una multiplicidad de formas y de entre todas las posibilidades, lo que más me interesa a mí es la deconstrucción de sistemas establecidos relacionales que por diversos motivos no están funcionando y están generando violencias.

a: Amarna Miller, nos contó una vez -ella también es practicante-, que recomienda que te asesoren cuando te embarcas en una relación poliamorosa. Es decir, que una persona que ya lo practique y le funcione, te ayude. ¿Tu también lo crees mejor?
BV: Entiendo que Amarna se debía estar refiriendo a la importancia de tener un entorno cómplice que te acompañe en los procesos que inicias. La parte peligrosa del “acompañamiento” es cuando se convierte en guía. Se acompaña desde la horizontalidad, compartiendo experiencias, pensamientos, sentimientos, sabiendo que cada experiencia es particular y cada lugar de enunciación, único. La guía forma parte de la cultura de la heroicidad y los y las gurús. Yo personalmente ni creo en ello ni me interesa porque me parece ficticio: una persona que lleve toda la vida de relaciones monógamas honestas y horizontales tiene experiencias infinitamente más transformadoras a nivel amoroso que alguien que lleve toda la vida construyendo relaciones poliamorosas violentas o neoliberales. Hay gente muy joven que nunca ha vivido en monogamia y que ven su experiencia despreciada porque “son jóvenes” y es una pena perdernos todo ese conocimiento que se escapa a las estructuras jerárquicas de “sabios” y “principiantes”.

a: Antes monogamia para toda la vida, después se habló de monogamia sucesiva, y ahora ha llegado el boom con el poliamor. ¿Dentro de unos años crees que ya estará normalizado?

poliamorbs1BV: No es que lo crea, es que me temo que estará normalizado. Y el amor seguirá estando capturado pero en relaciones múltiples que no habrán cambiado nada, o no lo suficiente. Seguirá habiendo violencias, competitividad, instrumentalización y desigualdades en contextos amorosos, esta vez multiplicados por varias relaciones. Porque la cantidad en sí sola no cambia la estructura.

a: Hasta hace muy poquito realizabas talleres sobre Poliamor. ¿En qué consistían y por qué has dejado de hacerlos?

BV: No sé si “he dejado de hacerlos” así, de manera tajante. En los talleres trabajamos a partir de un role-playing sobre las construcciones amorosas y de qué manera nos sentimos ante situaciones concretas. Los construye la gente que asiste: yo simplemente dinamizo, tiro de los hilos que me dan y de las inquietudes que surgen en cada grupo. Algunas veces  los talleres acababan siendo más sobre relaciones monógamas, otros sobre celos, otros sobre sexualidades…
He decidido hacer una pausa, por un lado, porque creo que ha llegado el momento de reflexionar sobre ellos y de volcar las reflexiones en la escritura. De lo contrario estamos ante una maquinaria autoreferencial que no se empobrece, que no crece: que solo clona. Por otro, después de muchísimos talleres, llegó un momento en que yo no me ponía en riesgo haciéndolos y ese riesgo forma parte del taller y de mi forma de estar en el mundo. Las personas que asisten escogen el nivel de exposición que desean, pero todo el mundo viene al fin y al cabo con sus mochilas de dudas, dolores, deseos… llegó un momento en que yo conocía demasiado bien las dinámicas del taller y empezaba a ir por caminos seguros. Y eso, de alguna manera, era hacer trampa. Por eso he dejado de hacerlos de manera regular, al menos un tiempo, aunque seguiré impartiendo dos veces al año el #OccupyLove online, a través de la plataforma digital de l’Esberla (http://www.esberla.cat) y el de Comunicación no violenta en contextos amorosos a través de la plataforma online de Relatoras (campusrelatoras.com).

a: Se habla de The Ethical Slut como de la Biblia del Poliamor. ¿Sí? ¿Recomendarías algún otro libro, documental o referencia?

BV: Recomiendo el trabajo de Golfxs con Principios que podéis seguir en su web, y el de Queer Punk Riot, también online. Los múltiples talleres online de Relatoras, entre otros los de Coral Herrera y los grupos de debate con perspectiva de género que tenemos en Facebook bajo el nombre de #OccupyLove. En cuanto a libros, acaba de salir (H)amor en la editorial Continta me tienes, y en septiembre tenemos un congreso internacional en Lisboa del que tengo la suerte de participar y que tiene buenísima pinta.

Anuncios