En amantis queríamos hoy reflexionar alrededor de lo que se mueve, de lo que arde, de lo que se cuece por nuestro entorno amántico. Vivimos un momento maravilloso donde NO es NO y las mujeres ponen (o intentan) por fin y de una vez por todas, poner los puntos sobre las íes en todos los temas que les interesan, y cómo no, claro está, el sexo es una de ellas.

 

Las mujeres aman, se enamoran, follan y jadean y no exclusivamente, por este orden. Y lo hacen de manera variada y diversa. Aunque… se aprecian ciertas tendencias: hoy, las repasamos.

 

Sexo, mucho sexo

Gel lubricante Desliz Menta Frío

El sexo ha empezado a ser parte natural de nuestro ecosistema. Ya lo era, claro, como que existismo que lo es, pero hoy vemos la luz de vivir y hablar de sexo sin tapujos ni tabús. Nuestras abuelas entran a las tiendas amánticas sin pudor y preguntan a nuestrxs asesorxs sobre los productos y complementos de placer. Nuestras tías, se acercan a los talleres que realizamos a menudo en nuestras tiendas y se asesoran, aprenden y exploran otras vías de experimentación sexual. Y nuestras hijas descubren geles y lubricantes, como si de la última tendencia en perfume se tratara. Y es que a veces, huelen igual de bien y saben aún mejor…

Sexo con pelos

Puta de Prostíbulo Poético

Después de unos años donde la depilación era un impuesto a pagar para estar divina (y divino), hoy dejamos atrás tal exigencia para adentrarnos en la alegría del pelo sexy y juguetón. Pubis sin depilar ni recortar; axilas vellosas; y cuerpos enteros que no han visto en meses o años una gillette se muestran sexys, provocadores y con ganas de comérselo todo, aunque pique un poco. Pelos ralos, barbas y otros cabellos más erizados serán bienvenidos. Y si buscáis referentes, buscadlos en Amarna Miller, Venus O’Hara o Prostíbulo Poético. A menudo con pelos… y de foto.

 

 

Sexo poliamoroso

poliamor

Y como no, el poliamor. La puerta al amor infinito, a un mundo de posibilidades, personas y relaciones. Las mujeres, más que ellos, se muestran abiertas al poliamor -que a no a metértela con otra, que ese es otro cantar. Lesbianas, heteros, pansexuales o bisexuales, defienden y practican que mucho amor es posible y que eso de en casa y con la pata quebrá y la monogamía sucesiva yan son cuentos de abuelas y madres, respectivamente. Hoy, amor libre de verdad: con quién queramos, cuando queramos y con la confianza y la valentía de afrontar con dos, tres, cuatro o más personas todo lo que nos podemos llegar a querer.

 

Sexo queer

queer
Y poco a poco, y sin etiquetas, nos adentramos en lo que hace años se llamó queer. Queer es lo raro, lo desconocido, lo que no se clasifica. Y cada día más, amamos a personas: mujeres a hombres, hombres a mujeres, mujeres a mujeres, mujeres a transexuales femeninas o masculinas y la inversa. Y nos amamos y follamos como lo que queramos ser y representar, sin cotillas de género ni de tendencia sexual. No por ser mujer solo me dejo penetrar: a la inversa, cogeré un bonito arnés y un dildo de primera y penetraré al primero (o primera) que quiera.

Anuncios