Buscar

El Blog de amantis.net

El blog para saber de nuestras actividades, noticias y reflexiones sobre sexualidad y erotismo

Etiqueta

gay

¿Existe la bisexualidad?

Greta

¡Qué guapa que era Greta Garbo, una de las mujeres más deseadas del siglo XX! Con su belleza y encanto llegó a todo… A su pareja oficial como John Gilbert, u a otras menos públicas como Marlene Dietrich y Dolores del Río entre otras… ¿Vicio o bisexualidad?

Estudios, teorías y opiniones han intentando en el último siglo, ponerse de acuerdo en este tema. Hay voces que dicen que todos somos bisexuales; otras que afirman que la bisexualidad es solo puro vicio, y una tercera vía que apunta que la bisexualidad sería solo un paso de transición hacia la homosexualidad. Todos sabemos que significa hetero y homo, pero parece que el término bisexual es un cajón desastre donde todo vale siempre que una persona mantenga relaciones con personas de los dos sexos, sean las circunstancias que sean.

¿Podemos hablar de bisexualidad ante un hombre en prisión que mantenga relaciones con hombres, mientras sabemos del cierto que le gustan las mujeres? ¿Es bisexual un marido conservador y ejemplar que de vez en cuando se pasa a la otra acera? ¿Las mujeres siempre están más dispuestas a relaciones con mujeres? Es imposible pensar que alguien mantiene el equilibrio al 50% entre mujeres y hombres, sea en relaciones sexuales, o un paso más allá, afectivas. O puede que lo que nos pase es que nos cuesta aceptar la bisexualidad, en el mundo maniqueo en el que vivimos, donde todo debe ir etiquetado –hetero, homo, bi– y no aceptamos el degradado de grises tan extenso y bonito que la variedad nos ofrece…

Pero repasemos lo más importante que han dicho sobre bisexualidad en los últimos siglos…

En el XIX, el sexólogo austríaco Krafft-Ebing consideró la bisexualidad como el estadio primigenio de la sexualidad humana.

En el siglo XXI los estudios psicológicos de Freud y los estadísticos de Alfred C. Kinsey, nos decían ambos que todos somos bisexuales en menor o mayor medida.

Ya hemos hablado de Kinsey en otras ocasiones. Pero es que su estudio es de los más importantes en lo que a sexo se refiere. En su “Comportamiento sexual del hombre” (1948) y “Comportamiento sexual de la mujer” (1953) se evidenciaba que conductas que hasta el momento se habían considerado marginales e incluso, inmorales, eran practicadas por un porcentaje considerable de la población. Y entre estas prácticas, la bisexualidad. Para ello, Kinsey confeccionó una escala, la famosa “escala Kinsey”, donde se establecen hasta 5 grados de bisexualidad, según uno “tire” más hacia su mismo género o el contrario. La escala se completa con dos niveles más, el completamente hetero y el completamente homo.

Lo más sorprendente del estudio es que los niveles intermedios de la escala era altamente frecuentados. Por ejemplo, el estudio reveló que el 60% de los hombres y el 33% de las mujeres participaban al menos en una práctica homosexual desde los 16 años, y que al menos un tercio de los hombres había tenido un orgasmo realizando prácticas homosexuales.

En amantis nos preguntamos… Si tenemos en cuenta que este estudio es de los años 50, ¿qué resultados obtendríamos ahora? Nos encanta imaginárnoslo…

También hay que decir que el popularmente llamado Informe Kinsey siempre ha generado mucha controversia, sobre todo por los métodos de acceso a la información que Kinsey y su ayudante utilizaron. Si no sabéis de qué va, os recomendamos una serie que habla de ello y que además, a los que trabajamos en amantis nos ha enganchado a tope: Masters of Sex.

Más recientemente, en 2005, un estudio de un equipo de psicólogos de Chicago y Toronto, da la razón a quienes desde hace tiempo dudan de que la bisexualidad sea una orientación sexual estable y específica. En este estudio se midieron los patrones de excitación genital como respuesta a imágenes de hombres y mujeres. Y se descubrió que, en realidad, los hombres que se declaraban bisexuales se excitaban con uno de los dos sexos, normalmente con otros varones. El estudio es el más amplio de varias investigaciones recientes que indican que los varones que se declaran bisexuales (el 1,7%, según los cálculos) muestran patrones de atracción física considerablemente distintos de los deseos que manifiestan. A favor del estudio cabe destacar que más allá de las preguntas y encuestas que hizo Kinsey, en este estudio se miden las respuestas fisiológicas. En contra, que no se analizó los deseos y respuestas en las mujeres y algunos críticos a este estudio consideran que la muestra utilizada fue demasiado menor.

Sea como fuere, de bisexualidad o de relacionarse sexualmente con diferentes sexos, es un tema que da y dará qué hablar. Hace tiempo que se practica y no dudamos en que la cosa continuará… ¡Y que así sea!

HSH. Hombre + Hombre x Sexo = No Gay

Decía un mito y gran estudioso de la sexualidad humana, el Dr. Alfred C. Kinsey, que entre personas que se sienten complemente homosexuales y personas que se sienten completamente heterosexuales, hay una gran gradación de grises en medio.

Escala_Kinsey

Más cercano a nuestro tiempo, la Teoría Queer de finales del siglo pasado defiende, explica y trabaja sobre un concepto de sexualidad y género que vaya más allá de las normas y comportamientos heterosexuales históricamente aceptados.

Así que dentro del batiburrillo de personas que están entre lo más gay y lo más hetero, de la mezcla más que interesante de perfiles que no son heteros o solo heteros, podemos encontrar a lo que se ha llamado HSH.

¿Qué son los HSH?

Son aquellos hombres que practican sexo con otros hombres… pero sin sentirse ni identificarse con el colectivo gay ni con el colectivo bisexual. HSH define una práctica, no una identidad.

HSHEn muchas ocasiones, estos hombres han desarrollado su actividad en ambientes exclusivamente masculinos: la cárcel, el ejército, o en el grupo de amistades adolescente, para poner algunos ejemplos. Son hombres que nunca han pensado en su actividad sexual como una actividad gay. Es más, sienten sus prácticas bajo esquemas relacionales no estigmatizantes como la amistad, la camaradería, el juego, la aventura, el desmadre entre colegas…

En la definición de HSH no se toman en consideración las relaciones sentimentales, sino que es importante la práctica, que pueden llevar a cabo hombres muy convencidos de su heterosexualidad, futuros gays convencidos saliendo poco a poco del armario o simplemente, heterosexuales curiosos, quienes establecen relaciones amorosas con mujeres, y solo eventualmente, tienen sexo con hombres.

HSH en el mundo médico

Por si buscáis más información sobre los HSH, comentaros que el término HSH cada día coge más fuerza en el ámbito médico, y se usa para englobar al conjunto de hombres que practican sexo con hombres en relación al peligro de contraer el VIH. Y en este contexto, se habla de HSH (hombre-hombre), HSM (hombre-mujer), MSM (mujer-mujer) y HSHM (hombre-mujer u hombre), para designar todas las posibles prácticas sexuales entre géneros. Así que si encontráis las siglas en informes médicos… ¡Ahora ya sabéis de qué va!

Gays y lesbianas: ¿qué nos gusta? En cuestión de práctica…

imagesContrariamente a las ideas preconcebidas, las prácticas homosexuales no difieren tanto de las heterosexuales. Pero una cosa sí es verdad: el coito no es el centro de la relación. Los compañeros y compañeras dan más importancia a las caricias, los mimos el contacto físico y la estimulación mutua. Y qué decir: el sexo oral está por encima de todo, todito.
El excelente conocimiento del cuerpo del compañero o compañera y de sus zonas erógenas, puede permitir caricias de una dulzura y una sensualidad que no siempre es tan intensa en las parejas heterosexuales.

Y como decíamos, el grado de penetración entre homos es mucho menor que entre parejas heterosexuales. Símbolo de la sexualidad heterosexual, la penetración no se considera como un fin en las relaciones homosexuales. En los hombres, y al contrario de las ideas preconcebidas, el recurso a la penetración anal no es sistemático: tan solo un 36% de los gays reconocen practicar la sodomía con su compañero. Con las lesbianas, en cambio, se calcula que el 90% utilizan la pernetración vaginal con los dedos: un paso más allá de la propia estimulación vaginal.
Mitos y leyendasdiversidad_sexual2_1

Todos promiscuos…
¡Pues no! Aunque parece que los hombres continúan con una ligera preferencia hacia la autonomía y la libertad en sus relaciones, los vínculos homosexuales no son menos íntimos ni menos fusionales que las heteros. Pero de aquello de que todos los gays son promiscuos: nada de nada. Muchísimas parejas son fieles por años y años. Respecto a ellas, el mito de que son más fieles sí parece ser certero: de acuerdo con el libro Homosexualities, de Bell y Weinberg, las mujeres lesbianas valoran menos que los hombres gay la promiscuidad sexual y la variedad de parejas sexuales, además de que toleran menos la no exclusividad sexual.
lesbianasActivos o pasivos
Aunque todo el mundo piensa que cuando dos hombres gay se conocen se preguntan: ¿activo o pasivo? Es un mito tan falso como el “estudias o trabajas”. El homosexual es un hombre que siente atracción por otro hombre. Cada uno disfruta de su masculinidad  y de la masculinidad del otro. El activo o pasivo no es más que una triste simulación del modelo heterosexual, que la mayoría de hombres gays, no comparten. Y por supuesto, las mujeres menos.

 

¿Qué opinas al respecto de este post? Déjanos tus comentarios. ¡Opinemos!

Agenda fetish: lugares de España que un buen fetichista no debe perderse

Hoy la cosa se pone heavy. Vamos fuertes para los que os va la marcha. Y aquí estamos. Desde amantis.net, que somos suavecitos cuando nos da la gana y hardcores cuando nos dejan, os recomendamos los sitios fetish que alguna vez debéis probar. Vamos allá: turismo fetichista.

Barcelona:

berlindark_logoBerlín Dark es lo más. No apto para modernos, en su página web ya te piden que los fashions y cools mejor os abstengáis de entrar. Aunque os hayan hablado de este sitio, si no os mola el fetichismo, mejor no entréis. No os váis a encontrar cómodos. ¡Importante! Es para hombres (y a veces para mujeres) y solo los quieren duros: por ello, aunque no piden siempre etiqueta, te recomiendan que vayas al local con código hard & fetish, para agilizar la entrada: de cuero, goma, con look skin, ropa de deporte, jockstrap, industrial, militar o jeans y solo aceptan botas o zapas. Rollo duro. Los encuentras en Passatge Prunera, 18 Barcelona.

openmind_barcelona_indexTambién tiene solera el Open Mind, solo para gays. Más que en local, es un club, y los que allí van se hacen socios. Ahora bien, si solo quieres visitarlo podrás hacerlo bajo pago de una entrada de 17 euros. Sus fiestas sen basan en tres formatos: desnudos, desnudos con máscara y dress code. En fin, mucho gay y poco fetish. Pero aquí lo dejamos. En Aragón, 130 Barcelona.

 

 

Ibiza:

lamurallaLa Muralla es el bar fetish de la isla. Y otra vez es solo para hombres. Organizan las fiestas habituales: naked, naked con máscara y dress code. Lo encontrarás en Sa Carrossa, 3 Dalt, Vila Ibiza.

 

 

 

Madrid:

first_03Fetish y hombres tiene un nombre Eagle Club. Todas los meses tienen fiestas y cada día, una obsesión: todos los miércoles, fiesta bondage; el primer jueves de mes, jocks-straps; el segundo jueves, hard sex; el tercero leather session; el cuarto, deportivo; y el quinto, rostro descubierto. Si te animas a jugar, pásate por Pelayo 30 Madrid (¡al ladito de amantis Chueca!).

 

imagesPara las chicas recomendamos el Attack-Bar. Aunque de normal es un bar gay para hombres, a menudo organizan fiestas fetish solo para chicas o para chicas y trans. Pregunta o pásate por Lavapiés, 22 Madrid.

 

 

Mallorca:

ss1Dark Crusing Bar. Aquí recomendamos otro bar solo para gays pero en este sí ¡con fiesta estrictamente fetish! Las hacen algunos jueves y sábados y piden un código en el vestir estricto: militar, leather, skin o naked. Visítalo en Ticià, 22 Palma de Mallorca.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑